domingo, 22 de junio de 2014

Mamá y el sonido más bonito del mundo

En una de las primeras entradas del blog, concretamente en esta, hablo del sonido más bonito del mundo. ¿Podéis averiguar cual es? Los que sois padres, lo sabréis (o creeréis saberlo). Sí, me refiero al sonido que hace el latido del corazón de vuestro hijo cuando está dentro de vosotros.

En ese momento creí que era el sonido más bonito que jamás había escuchado y hasta hoy no he caído que no es así. ¿Cómo que no es así? (Os preguntaréis) A ver, no es que no sea un sonido precioso, que lo es, y como el que más, pro creo que lo más bonito es oir a tu hijo  llamarte MAMÁ.

Todo esto viene por que tenía en un disco duro unos videos de cuando Ivan era pequeño, un bebé regordete y precioso (hoy ya es todo un mini hombrecito de 6 añazos), en esos videos se le oye hablar en su media lengua de trapo y se le oye decir mamá, con su vocecita de pito, pronunciando a la perfección cada letra de tan corta palabra...

Y una, que parece que lo haya olvidado a ese bebé (aunque nunca será así), se ha emocionado como una tonta, llorado de emoción y revisado varias veces esas cortas grabaciones, como si ese bebé no fuera real. Que lo es y ¡mucho! Pero es que ese bebé ya creció y ahora afronta otros retos...

Y esta que ahora escribe, sabe que no ha hecho muchas cosas bien, el mundo de los adultos no es fácil y a veces no me he portado bien con mis niños, los he regañado por ser eso, niños, los he gritado, cuando ya el cansancio había hecho mella en ambos (en ellos, pero sobretodo en mi). Pido perdón y digo ante ese jurado virtual que voy a ser esa mamá henchida de orgullo del video. Voy a recordar que son sólo niños y que se comportan como tales y que yo debo discernir de cuando están cansados de cuando no...

Así que voy a recordar a ese bebé regordete (dentro de un niño flaquito) que necesita a su mamá y la mima y le da besos. Así que señorías, esta mamá se va a achuchar a su saquito de huesos, hacerle cosquillas y comérselo a besos...Que dentro de dos días seguro que no me deja.





2 comentarios:

  1. Te llena el alma como cuando un gato te ronronea cerca del corazón en un día de bajón.

    ResponderEliminar

Gracias...Tus comentarios alimentan este blog!